Project Description

En 1987, en los años más duros del régimen pinochetista, 77 actores y actrices fueron amenazados por la dictadura militar con ser expulsados del país si no cesaban en su actividad artística. “Expulsados del país” era un eufemismo si tenemos en cuenta el dato de que las notas de amenaza estuviesen manchadas de sangre.

Ante esto, el sindicato de actores y actrices Sidarte pidió ayuda a numerosos artistas, actores y cantantes a nivel internacional. Leves muestras de solidaridad llegaron desde España, Estados Unidos, Francia… Pero uno de los actores contactados, quizás el de mayor fama y éxito entonces, Christopher Reeve, el auténtico Superman, hizo algo más. Ariel Dorfmann, el dramaturgo que le llamó, relata que pasó unos segundos callado después de que le comentase lo grave de la situación, y entonces dijo: “Exactamente, ¿en qué puedo ayudar?”.
Reeve pasó siete días en Santiago de Chile tratando de mediar con la dictadura militar para liberar a los 77. Dice la Historia que nunca se reunió con Pinochet. Pero la Historia también dice que los 77 recibieron, poco después y de manera inexplicable, la carta de libertad. Ésta no es una historia sobre el heroísmo de Reeve, más grande fuera que dentro de la pantalla. Tampoco es el retrato de un país partido por la crueldad… Es simplemente la historia de amor de un hombre que nunca pudo amar.

No puedes volver atrás…

Ojalá pudiéramos… Por más esfuerzos que he hecho en empatizar, nunca he entendido cómo alguien puede infligir tanto dolor a otro ser humano…
¿Cuáles son las diferencias entre tú o yo y alguno de los dictadores que han dejado tanta muerte y desolación? ¿Estamos cerca de convertirnos en algo así? ¿Podríamos llegar a ser una bestia que aniquile todo lo que no le gusta o convenga? ¿Qué motivos nos llevarían a hacerlo?
Pinochet murió en 2006. Las miles de heridas que abrió nunca podrán ser cerradas y, lo peor, se ejercieron con la mayor impunidad. Y ese mensaje se lanzó al mundo. Nunca fue juzgado por sus crímenes.

Pablo Díaz Morilla nos pone delante de nuestra propia condición humana y lo hace con una carga de crudeza y poética difíciles de igualar. Eso es lo que más me llamó la atención al leer el texto. Cómo escribir sobre este tema y no dejarse llevar por la tentación de lo panfletario… Entre toda esa poética, como digo, el autor nos plantea que otro mundo es posible y nos interpela, nos anima a que formemos parte, junto a sus personajes, de un juicio a nosotros mismos… En ese estrado se escucharán muchos testimonios, y se situará a la Palabra como protagonista. Habrá incluso lugar para algunas del Nobel de Literatura Bob Dylan: “¿Cuántas vidas tendrá que arrebatar un hombre antes de darse cuenta de que son demasiadas?”
Espero que un soplo de viento les responda. Viajen con nosotros y quédense con la parte que más les interese.
Yo trataré de centrarme en dos asuntos: la Historia, que no se equivoca. Y el amor, sin edulcorar, como única salida.
Ay. Suerte que tenemos el teatro como aliado.

Ficha técnica

Título del espectáculo: ‘MITAD DEL MUNDO’
Compañía: FEELGOOD TEATRO (UNA PRODUCCIÓN DE FACTORÍA ECHEGARAY)
Dirección: FRAN PEREA
Dramaturgia: PABLO DÍAZ MORILLA
Elenco: JAVIER MÁRQUEZ, ANA LOIG Y MIGUEL GUARDIOLA
Duración de la obra: 70 minutos
Distribución: MAREA GLOBALCOM – Tlfs: (+34) 627 575 251 / (+34) 696 223 862
Jefa de Producción y Gerencia: ROCÍO VIDAL
Dirección técnica: PABLO LOMBA
Requerimientos óptimos de escenario (la compañía adaptaría sus requerimientos a las dimensiones del teatro): embocadura: 10m / Fondo escenario: 9m / Altura varas mínima: 6m.
5 varas electrificadas en escenario y una en platea.
Área mínima: 5m x 5m / Pendiente de escenario: 0% / Altura mínima puerta de carga: 2m
Proyector 7500 lúmenes. Cableado para proyección imagen, desde cabina a proyector en 1ª vara de escenario
Caché de la función: 5.950€ (+IVA)